Estás tan sano como te sientes.

Estándar

No quiero sonar como título de libro de autoayuda, o como mantra de superación personal. Sólo estoy citando a Robert de Niro en Taxi Driver, pero la frase resuena como recién pronunciada por Deepak Chopra.

Si tienes la suerte de ser una ñora más o menos saludable, medianamente pudiente y con una problemática inferior al promedio, quizá te has salvado de escuchar a los cada vez más abundantes gurús del new age que pretenden, con genuino interés, decifrar el origen de tus males.

Las palabras favoritas de estos gurús parecen ser “atracción”, y sus derivados, además de “frecuencia”, “vibración” y “prosperidad”, entre otras. 

Seguro los has visto por ahí, señalando tus fallas, haciendo diagnósticos infalibles sobre el origen de tus males y mirándote fijamente, reafirmando su diagnóstico moviendo el dedo índice mientras dictan su sentencia: “eres resultado de tus malos pensamientos”.

Este es el mundo en que vivimos, en el que gente “sana” se siente con la facultad necesaria para arreglar tu vida, aunque la suya propia sea un caos.

Y aquí es donde surge una nueva tribu de ñoras sanadoras. El macramé y el bordado han sido sustituidos por el reiki casero, y los encurtidos por las flores de Bach. Un ejército de ñoras, casi siempre bien intencionadas, se han lanzado por el mundo como modernas curanderas hacedoras de pócimas milagrosas, y dotadas de manos  que curan desde el resfriado común, hasta una hepatitis mal cuidada.

Y, por otro lado, las ñoras achacosas, las hipocondriacas, las histéricas, nerviosas, las deprimidas y las realmente aquejadas por diversos males, se convierten en vulnerable  receptáculo de los experimentales intentos de las nuevas embajadoras de la salud.

Puedes pertenecer a un grupo, al otro, o a los dos, pero si estás del lado de las achacosas, mantente alerta ante las señales de alarma. Si detectas alguna de estas, aléjate de inmediato:

– La ñora que te recomienda el último libro cuyo título contiene la palabra “milagro”.

– La ñora que, después de saludarte, saca un péndulo y lo agita frente a tu nariz, diagnosticándote algo como “miedo” o “falta de luz al nacer”.

– La ñora que te manda un recado de tu ángel de la guarda, el que por cierto se llama Mauricio.

– La ñora que, cuando se entera de la enfermedad que padeces, te pregunta con gesto compasivo “¿acaso eres muy rencorosa?”

– Y finalmente, la  ñora que te invita a su “taller” de meditación, al que tienes que llevar el último libro de Carlos  Cuauhtémoc Sánchez.

Si, a pesar de tomar estas precauciones, caes en las redes de una ñora chamana de última generación, relájate y disfruta la experiencia. Probablemente te contagies  y, como zombie reclutada, pases a formar parte del cada vez más numeroso grupo de ñoras hiperactivas repartiendo salud, quién quita y le curas la gastritis a tu marido sin tener que desvestirte.

 

»

  1. Querida Ñora:
    Tus palabras son un alivio para mi alma. Tengo una enfermedad grave, crónica y de muy mal pronóstico, todavía no tengo cuarenta y casi en cada fiesta infantil, baby shower o despedida de soltera, alguien me juzga, me dice toooodo lo que seguramente hago mal aunque ni me conocen y me dicen que no me curo porque no quiero. No sabes lo aislada que me siento. Gracias al “secreto” los enfermos ahora, además de enfermos somos culpables porque nos merecemos lo que tenemos. Eres el primer espacio donde leo algo que refleja como me siento. Por supuesto que he perdido amigas porque juntarse con gente enferma les “baja la buena vibra” o “pues si ella se lo provoca, ¿yo porqué tengo que visitarla en el hospital?
    Gracias de corazón. Hoy me hacía falta.

    • Tanya, tu comentario hizo que mi post valiera la pena. Haber tocado tu alma me alegra el corazón. En una sociedad donde la belleza y la perfección están sobrevaloradas, la falta de sensibilidad al dolor ajeno no es de sorprender. Como ñora testimonial de múltiples achaques y víctima del juicio cotidiano de los poseedores de la salud, te envío un abrazo solidario.
      Atte. Ñora conmovida y agradecida.

  2. Tanya, estoy de acuerdo contigo, ahora cada quien es culpable de su enfermedad sin importar la genética, el sistema inmunológico o el medio ambiente, tú y solo tú eres la culpable.

    Por si fuera poco, además de la enfermedad, tienes que cargar con la culpa por habertela provocado o con el “karma” de otra vida en la cual le hiciste algún mal a alguien, o porque estás separada de tu alma, o desconectada de tu ser superior, etc., etc.

    Como se ve que no tienen ni idea de lo que se siente padecer una enfermedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s