Es como volver a parir, pero para adentro. Es como ver el espejo dentro de un elevador y creerse acompañada. Es ir a comprar zapatos y regresar con jamón y pan bimbo. Es amar patológicamente al perro. Es inevitable, implacable e irremediablemente cierta la llegada de la ñorez.

Soy la Ñora en resistencia.

Les contaré mi historia.

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s