La mamá es la mamá

Estándar

La Ñora ya no sabe cómo ser ella misma. La única casa que ha vendido es la suya — al Gordo le pareció buena idea– así que entre cajas y recuerdos, la Ñora se perdió.

Para encontrarse fue a donde van las ñoras cuando no pueden ir al psiquiatra:  la casa de su mamá.

Después de empacarse dos tazones de caldo de pollo, tres taquitos de frijol, una milanesa con papas fritas y una generosa porción de arroz con leche acompañado de galletas Marías, la Ñora se descosió.

— Mamá, ya no sé quién soy — le confió a su mamá, entre lágrimas y mocos.

— Ay mijita, yo sí sé. ¡Eres una PENDEJA! ¿Cómo se te ocurre? Mira que en mis tiempos salir con esas preguntas era como para echarte un churro, ¡y hoy con tantas opciones! Vete a un spa, hazte un masaje y cómprate una bolsa y a ver si con eso te encuentras. Y perdóname mijita, ya no te quito tiempo. Me esperan mis amigas y ya se me hizo tarde.

Y con un “Dios te acompañe” la mamá de la Ñora la persignó, despidiéndola con una cariñosa bofetada.

Horas más tarde, después de un facial y estrenado bolsa, la Ñora se sintió renovada.

Qué bueno es contar con mi mamá, le dice al Gordo esa noche, antes de tomarse un Prozac acompañado de Pepto bismol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s