¡Ay! ¡Cómo duele…!

Estándar

Hay muchas cosas que a una ñora no le importa perder. Por ejemplo unos kilos, un marido infiel, o codo, o el útero después de los cincuenta. Pero lo que las ñoras atesoran más que una crema milagrosa levanta-párpados, es la felicidad.
Cuando ha alcanzado la felicidad plena, una ñora la defiende como leona recién parida.
Es por eso que hoy la Ñora está dispuesta a todo para no perder lo que con tantos esfuerzos consiguió.
— ¡Jacaranda! — le dice con lágrimas en los ojos –.  Por favor ¡no me dejes!
Jacaranda siguió empacando sus revistas y liguitas para el pelo sin inmutarse. Ya estaba decidida.
— ¡Te hemos tratado como de la familia! — continuó la Ñora —. Hasta tienes tele en tu cuarto y tu catre es tamaño matrimonial. ¿Qué te da ella que no te pueda dar yo?
Pero Jacaranda no contestó. Tomó su caja y su bolsa y salió rumbo a casa de la vecina, dejando a la Ñora desconsolada.
Días después, y mientras limpiaba el baño de la Nena, la Ñora reflexionaba sobre la fragilidad de la vida, y en cómo la suerte te puede cambiar en un segundo.
Jaló la palanca del inodoro pensando que, igual que su contenido, la felicidad es efímera.

…continuará.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s